Antojos: ¿por Qué la Huelga, Cómo Frenar a Ellos

Es que la bolsa de patatas fritas o una barra de chocolate de llamar a su nombre?

Si tus ansias de empezar a correr furiosamente y la demanda de satisfacción de todos los días, tomar el corazón: no estás a la merced de su comida deseos. Usted puede aprender a ser más astuto que ellos.

Antojos de alimentos Desde el InteriorAntojos de alimentos Desde el Interior

Brian Wansink, PhD, hace su negocio para entender los antojos de alimentos. Él dirige la Universidad de Cornell Food and Brand Lab, que estudia las relaciones de la gente con la comida. (El laboratorio lema: “Hemos descubierto comer trampas y cambiarlas.”) También escribió el libro Comer sin control: ¿por Qué Comemos Más de lo Que Pensamos.

Comprensión de los antojos es importante debido a que nuestro medio ambiente está cargado con pistas que pueden llevar a comer en exceso, Wansink, dice. Los desencadenantes ambientales, tales como la vista o el olor de una comida atractiva — son los culpables de muchos de nuestros deseos. “Usted camina por una Cinnabon,” él explica, y los ricos, de aroma dulce, automáticamente el viaje de un fuerte deseo de rollos de canela.

No culpes a la Nutrición

Un mito popular es que la gente ansía ciertos alimentos para cubrir una deficiencia nutricional.

“La ingenua opinión siempre ha sido que los antojos representan la sabiduría del cuerpo”, dice Marcia Pelchat, PhD, un alimento investigador en el Centro de Sentidos Químicos Monell en Filadelfia.No culpes a la Nutrición

Pero no es así. Pelchat del trabajo ha demostrado que las personas que tienen antojos incluso con una dieta adecuada en calorías y nutrientes.

“La gente suele decir cosas como, ‘Bueno, estoy antojo de papas fritas. Tengo que necesitan la sal,'” Pelchat, dice. “Pero realmente, ¿cuántos de nosotros — aparte de los corredores en clima caliente — son deficientes en sal?”

Nos sentimos virtuoso culpar a los antojos en las necesidades nutricionales, Pelchat, dice. Pero “por desgracia, los seres humanos dependen menos de los instintos y más sobre la cultura o de la experiencia individual para determinar qué comer”.

“Si usted tiene una galleta cada día después de la escuela, sólo entrar en la casa de las señales de que usted tenga una cookie,” ella dice. “Si usted no consigue que la cookie de inmediato, su mente se obsesiona y lo convierte en un ansia”.

Eres Lo Que Comes

El género también juega un papel importante. En Wansink de la investigación, los hombres eran más propensos a desear la pizza, la pasta y sopa de sobre pasteles y galletas. Por qué? Caliente, comidas sabrosas les recordó de la atención de sus madres o esposas.

Las mujeres asociados con los alimentos con la preparación y la limpieza, por lo que tendían a querer sin problemas de aperitivos, tales como dulces, galletas, helados de crema y de chocolate.

Buen Humor, Mal Humor

Ciertas emociones, como el estrés, la tristeza y el aburrimiento, puede promover los antojos, Pelchat, dice. “Un mal humor puede convertirse en una condicionado cue para comer. Como caminar por la dona de la tienda, estar de mal humor se convierte en una señal que provoca ir a la nevera.”

Pero feliz estado de ánimo podría ser aún más los posibles culpables. En Wansink la encuesta de alrededor de 1.000 Estadounidenses, el 86% ansiaba la comodidad de los alimentos cuando eran felices, y el 74% tenía antojos cuando querían celebrar o recompensa. Sólo el 52% tenía antojos cuando ellos estaban aburridos y el 39% cuando se sentía triste o solitario.

La feliz comedores quería mantener su optimismo, Wansink, explica: “quiero hacer algo para extender mi sentimiento de felicidad o mi experiencia feliz,” él dice. Ellos tendían a preferir “más de la comida, los alimentos más saludables,” mientras que la gente en los estados de ánimo tristes eran mucho más propensos a buscar helados, galletas o papas fritas.

Domar Tus DeseosDomar Tus Deseos

En su libro, Wansink escribe acerca de los modelos que intentan aplastar a sus antojos por llevar alrededor de una envoltura de dulces sólo para oler, o tomando un bocado de una barra de chocolate y luego escupir. Él dice que no pierdas tu tiempo con estos métodos. En su lugar, pruebe estos consejos:

Comer la Comida que Se le Antoja con Menos Frecuencia. Usted puede haber oído que tener un poco de lo que anhelamos es una buena forma de romper el apego. Pero continuamente comer los alimentos que usted anhela sólo fortalece el hábito. “Cuanto más se come dulces, más se refuerzan los antojos por los dulces,” Pelchat, dice.

Así que usted debe ir pavo frío? No exactamente, Wansink, dice. Sentirse privado de una de las comidas favoritas a menudo resulta contraproducente, y terminas comiendo demasiado. “Usted puede disfrutar de ella, pero sólo hacerlo con menos frecuencia,” él dice.

Utilice El Control De Las Porciones. “Permitir a ti mismo para tener una comida, pero hacerlo en una parte-de forma controlada” Pelchat, dice. Por ejemplo, no mantener los alimentos tentadores en casa, porque es muy fácil de lobo hacia abajo cantidades excesivas. En su lugar, vaya por una bola de helado o una rebanada de pizza.

Engañar A Sí Mismo. El control de la porción no funciona para todo el mundo, especialmente si los alimentos tentadores. Esconder la comida en la parte trasera de un armario; no las guarde en una encimera de la cocina o en la vista. “Si usted se resiste, que debilitan el vínculo entre la [ambiental] señales y comer sin control,” Pelchat, dice.

Sustituir un Alimento Saludable. “Usted puede estar muriendo para que el helado de chocolate, pero comer algo más saludable de eliminar ese deseo casi de manera efectiva”, Wansink, dice. Por ejemplo, comer rodajas de manzana con mantequilla de maní puede satisfacer tanto como si lo hizo derroche de helado, él dice.

La sensación de satisfacción que podría no ocurrir inmediatamente o incluso en 5 minutos, pero que comenzará en 15 a 20 minutos más tarde, él dice. Sólo asegúrese de comer una cantidad igual al volumen de la comida deseada. De lo contrario, usted todavía puede tener hambre, y tu deseo vehemente será aún allí-a la espera para que usted pueda dar.

Hacer Algo Más. Distráigase con fines no alimentarios relacionados con la actividad hasta que el deseo desaparece. “Podría ser dar un paseo o hacer flexiones de brazos o llamar a un amigo,” Wansink, dice. Los antojos son efímeras, por lo que disminuyen o desaparecen al cabo de una hora, si no antes. Pero no esperar pasivamente. Una actividad que es “algo” capaz de absorber le ayudará a resistir, Pelchat, dice. “Incluso contando hasta 10 ayuda”, dice ella.

Hacer un Plan. “El más peligroso de los antojos son los que son crónicas. Los que van a ser los más difíciles de tratar,” Wansink, dice. Digamos que en la mayoría de los días, alrededor de las 3 de la tarde, se le antoja una dona rellena o una bolsa grande de copos de queso. “En esos casos, no puede ser una poco a poco, día a día, en la estrategia,” él dice. Es mejor tener un firme plan. Asegúrate de tener la goma de mascar sin azúcar en mano, listo para estallar en su boca cuando el antojo de las huelgas. O lo hacen de rutina para dar un paseo en ese momento. Usted finalmente va a aprender a reemplazar ese deseo, Wansink, dice.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>